¿Cómo puedo crear una buena marca para mi producto? (Evaluation)

Branding

7
/
Jul
/
2021
Escrito por:

Los productos son solo parte de tu negocio, lo más importante siempre será tu marca


Como siempre lo decimos, una marca es mucho más que un nombre o un logo. Es un concepto. Y como todos los conceptos, habitan allá arriba, en el imaginario de las personas. Por eso, el buen branding se refleja cuando cualquier pieza, producto o contenido de una marca es percibido por los clientes de la misma manera. Es decir, cuando todo lo que hace una marca tiene el mismo mood.


Para crear una marca exitosa no hay una receta mágica (Y a alguien ofrece vender un servicio así, amigo, date cuenta). Sin embargo, sí hay una serie de elementos que te permitirán entender cómo una buena marca consigue colarse en los imaginarios de los consumidores.


La brújula de la marca 

La brújula de tu marca es la que va a guiar toda tu estrategia de branding. Como lo hablamos en Los 3 beneficios invaluables del buen branding (poner link), tiene que ver con tu propuesta de valor y tu propuesta diferenciadora. Y se traduce en cinco partes: propósito, misión, valores y objetivos.

Lo anterior terminará siendo el santo y seña de tu marca en todo lo que hagas. Y pilas, solamente serás capaz de construirlo una vez hayas hecho bien la tarea de investigación y posicionamiento respectivos.


Personalidad de marca

Una marca realmente buena está viva: piensa y actúa por ella misma. Esto es porque tiene una personalidad. Porque sí, las marcas son como las personas: únicas. Es decir, tienen características y comportamientos que la hacen reconocible. La personalidad de tu marca es la forma en la que se vería y cómo hablaría si fuera una persona.

Para construirla es útil pensar en los arquetipos tradicionales de Platón, Aristóteles, Freud, o Jung (o el pensador de tu preferencia). Y en nuestro mejor intento de ser un Adam Driver chapineruno te recomendamos los arquetipos de Jung. Lo hacemos porque sus ideas resumen aquello con lo que la humanidad se ha sentido familiarizada durante cientos de años en una manera moderna.  

Si la personalidad de tu marca entra uno o varios de estos arquetipos, la historia que decidas contarle a tus clientes calará más fácil en ellos, pues será más humana y las personas podrán identificarse con ella. 


Promesa de marca

Vender no se trata de ofrecer sino de seducir. Y uno de los trucos para esto es construir una relación duradera con el cliente. Para eso no hay nada mejor que comprometerse (Si eres un millennial con miedo al compromiso, tranquilo, sigue leyendo que no esto mejora). Esto significa que tu marca debe hacer una promesa. Homecenter se compromete a traerte los precios más bajos. En Cápsula nos comprometemos a sorprenderte, o bueno, al menos a hacerte sonreír (somos parecidos a Carlos Vives, te queremos ver sonreír).

Las promesas se expresan de diferentes maneras, desde un copy en un post, un eslogán o la descripción del perfil de la marca en Instagram. Hay promesas que son explícitas y otras, un tris más sútiles. Las primeras, claro, son mucho más inmeditas y seductoras, pero debes tener en cuenta que entre más explicita sea la promesa, mayores serán las expectativas que tus clientes esperan que cumplas.


Identidad Visual y Verbal

Este es el paso final en la construcción de marca. Y debe retratar todos los elementos anteriores. Por el lado visual, se trata del logo, la paleta de colores, las tipografías y, en general, todo el sistema de elementos visuales que hacen que tu marca sea diferenciable y reconocible. La identidad visual de tu marca debe ser capaz de comunicar, en un instante, la esencia de la marca. Vaya reto, ¿no?

En cuanto a la identidad verbal, hablamos de lo mismo pero ya no relacionado con lo que los clientes ven de tu marca sino con lo que escuchan y leen de ella. Esto es: Nombre, eslogán, voz de marca, etc. Esta identidad también ayuda a que tu marca sea percibida como una persona que tiene su propia forma de hablar, su acento y sus dichos que la hacen única.


Invertir en un branding hace la diferencia

Puede que todo lo anterior resulte abrumador. Pero recuerda, El Señor de los Anillos necesitó de 557 minutos (divididos en tres películas) para concluir su historia: las cosas buenas toman tiempo. Y lo más importante, hoy en día Instagram está lleno de productos que no tienen una marca detrás que los haga diferentes. Por eso, preocuparse y dedicarle tiempo a una construcción de marca conciente, es invertir en hacer la diferencia. 


¿Te han ofrecido servicios Branding pero no sabes cuál elegir? Continúa leyendo Storytelling: El ingrediente secreto que todo buen Branding tiene.


¿Estás pensando en invertir en un branding? Conoce nuestros servicios de branding acá.

No items found.